Su historia

Historia del pueblo saharaui

Los saharauis son un pueblo de origen nómada y comerciante, dedicados durantes siglos al pastoreo, a pesar de la aridez y la severidad de su territorio marcado por la escasez de lluvias; al mismo tiempo llegaron a controlar el comercio de la sal y del oro en el norte de África.

El pueblo saharui es un pueblo africano, árabe y musulmán, que adopta la religión islámica sunita, muy tolerante y que en la actualidad respeta la libertad de práctica religiosa y de creencias.

La lengua saharaui es el Hassanía, un dialecto árabe, cercano al clásico. Sólo algunos lugares geográficos del Sahara Occidental mantienen el nombre en el dialecto bereber original que ha sido absorbido totalmente por el Hassanía. Por su relación histórica y cultural con España, el pueblo saharaui mantiene el español como segundo idioma.

La estructura social histórica del pueblo saharaui

La familia tradicional estaba formada por un hombre, una mujer y sus hijos, que vivían en una jaima. Junto a ellas se encontraban las de otros familiares y vecinos, formando campamentos que oscilaban entre las tres y las quince jaimas.

La ganadería nómada era la base de la economía con grandes rebaños de camellos, ovejas y cabras y en menor proporción cebúes. El comercio, algunas formas de agricultura y la explotación de salinas eran actividades complementarias.

Una de las riquezas más importantes es la pesca marítima. La plataforma continental saharaui es una de las zonas pesqueras más ricas del planeta, con moluscos y varias especies de cefalópodos y crustáceos.

Los recursos naturales

El Sahara Occidental es un territorio rico en recursos naturales, que garantizan la independencia y viabilidad económica del país y que son suficientes para que la población saharaui pueda no sólo mejorar notablemente sus condiciones de vida, sino también, alcanzar cotas de desarrollo económico homologables a cualquier país occidental moderno.

Una de las riquezas más importantes es la pesca marítima. Sus aguas territoriales están consideradas como las más ricas en recursos haliéuticos, con una extensión de más de 150.000 km2 y una gran diversidad de especies, 200 de peces, 60 de moluscos y varias de cefalópodos y crustáceos, albergan los caladeros de pesca más importantes del planeta con capacidad para producir hasta dos millones de toneladas al año.

Otra de las mayores riquezas del Sahara son los yacimientos de fosfatos que constituyen la explotación más grande de este mineral que existe en el mundo a cielo abierto y la más rica, con un 85% de fosfato tricálcico, estimándose sus reservas cercanas a los 10 billones de toneladas. Entre los minerales encontrados está el hierro, níquel, cromo, platino, cobre y plomo. Entre los metales preciosos destaca la existencia de oro y plata y entre las piedras preciosas el diamante. Asimismo existen prospecciones que revelan la existencia de petróleo y gas a lo largo de toda la costa saharaui, tanto en tierra como mar adentro.

Las costas saharauis con playas de arenas blancas y limpian reúnen todas las condiciones necesarias para desarrollar proyectos de interés turístico. El sol, el mar, el clima, junto con la cercanía de las Islas Canarias y los vínculos históricos y culturales que se mantienen entre el pueblo saharaui y el pueblo español, son factores determinantes para que prospere una amplia oferta cultural y turística.

Playa Sahara Libre

El Sahara Occidental se encuentra en la encrucijada entre el norte de África y el África Subsahariana y cerca de Europa Occidental, lo que hace que sea un territorio imprescindible para convertir la zona en un centro de comunicación y transporte con el fin de propiciar los intercambios comerciales entre ambos continentes.

El comercio

Durante siglos, antes y durante la llegada de España, el Sahara Occidental fue un espacio apto para el libre comercio, exento de impuestos y de tarifas aduaneras, que junto al carácter abierto y acogedor de sus gentes, aportaban un atractivo especial para establecerse en el territorio y contribuir al proceso de desarrollo político, económico y social de la sociedad saharaui.

A lo largo de la historia, el Sahara ha sido una zona de paso y de destino de importantes vías comerciales. Alguna de estas vías nacían en Europa y sus destinos eran Essauría, Tombuctú y San Luis de Senegal.

El comercio transahariano tradicionalmente se desarrolló a lo largo de un eje norte-sur y en el siglo XVII se creó un nuevo eje comercial este-oeste que unía las zonas del interior con las de costa, donde se establecieron las expediciones europeas. Las salinas de la Iyil eran elnúcleo comercial más importante junto al Sahara Occidental.

La artesanía

Los productos realizados por los artesanos son trabajos elaborados en madera, huesos o bien en oro, plata y en hierro mientras que los elaborados por las artesanas son el curtido, el grabado, la pintura y el cosido. Una de las manifestaciones importantes es el arte de decoraciones miniaturistas con motivos geométricos y de extraordinaria delicadeza, ejecutadas con la pluma o el cincel sobre el cuero o la plata.

La música

En la música del Sahara se puede destacar las abundantes canciones populares que son conocidas en la zona como el haul.

baileEl haul es un estilo musical muy apreciado y difundido no sólo en el Sahara Occidental, sino también en Mauritania, Malí y sur de Argelia. Dentro del haul se distinguen siete estilos que en cada recital se combinan en un orden riguroso, cada uno de los cuales hace referencia a un tema específico como la guerra, el amor, la belleza o el territorio.

La medicina tradicional

El desierto ofrece todos los elementos necesarios para poder vivir y una de las principales riquezas de la cultura saharaui es el conocimiento profundo que tienen del desierto, las flores, las hierbas y arbustos eran la principal fuente de medicina natural.

El arte rupestre

La zona de arte rupestre de Rekeyeiz está situada al norte de la población de Tifariti, en la cordillera de Lemgasem, son pinturas que representan figuras humanas, animales salvajes, escenas de caza y rituales.

En la zona de Gleib Terzuz, situada al norte de Miyec, se hallan una gran cantidad de grabados realizados sobre rocas de mármol que representan animales salvajes, como jirafas, rinocerontes y reptiles, además de bóvidos y signos mágicos.

arterupestreLa zona de arte rupestre de Sluguia está situada, en la zona de Auserd, al sur de Mahbes, camino de Bir Lehlu. Se caracteriza por la utilización de la técnica del grabado inciso, que representa figuras de jirafas, elefantes, rinocerontes, así como diferentes especies de antílopes.

La zona de arte ruprestre de Taref está situada cerca de Bir Lehmar. Son representaciones de signos, animales y figuras humanas.

Los monumentos funerarios

Una de las principales riquezas arqueológicas del Sahara son sus monumentos funerarios que representa a los grupos humanos que se desplazaban o se establecían en el territorio.

EL PUEBLO SAHARAUI HOY

Cuando en 1975 la mayoría del pueblo saharaui tiene que abandonar sus casas para poder sobrevivir, se produce una ruptura que afecta muy gravemente a las familias y que repercute totalmente en el desarrollo político, económico y social de la sociedad saharaui.

A partir de esas fechas las necesidades vitales se separan y la evolución social también, sin embargo por un sistema o por otro, siempre ha existido comunicación y relación entre los saharauis a pesar de la represión y control impuesto por Marruecos a los habitantes del Sahara Occidental y a las dificultades y a la guerra que marcó durante más de 16 años la vida de los refugiados saharauis en Argelia.

Con la proclamación de la república Saharaui se inicia un enorme esfuerzo colectivo de todo el pueblo para organizar la resistencia contra la ocupación y durante más de 16 años mantuvo una guerra en todos los frentes contra Marruecos. La organización del ejército que ha sido capaz de recuperar más de 1/3 del territorio y obligar a Marruecos a ir retirándose hasta esconderse detrás de los muros defensivos y en el interior, del Sahara ocupado, manteniendo toda la resistencia posible contra la ocupación, demuestran la tenacidad y firmeza para defender sus derechos como pueblo ante las fuerzas ocupantes y ante la comunidad internacional.

Al mismo tiempo, entorno a los órganos de Gobierno y de las instituciones de la república se lleva a cabo una intensa actividad diplomática internacional para defender los derechos saharauis en todos los países del mundo y ante los organismos internacionales.