Su invasión

Invasión y ocupación del Sahara:

En 1936, España toma posesión definitiva del Sahara Occidental como colonia; en 1958, promulga un decreto de la presidencia por el que se convierte al Sahara en provincia española y así fue hasta 1975, cuando Marruecos lo invadió mediante la Marcha Verde a pesar de haber sido reconocido el Frente POLISARIO por España manifestándole ésta al mismo, su intención de transferir la soberanía a los saharauis en el menor tiempo posible. La ocupación fue un acto de fuerza para aprovechar una situación de hechos consumados. Para entonces, España ya se había comprometido, a instancias de la ONU, a iniciar los trámites de descolonización que contemplaban la convocatoria de un referéndum para la independencia del Sáhara. Sin embargo, la Marcha Verde sorprendió a España en un momento delicado -Franco agonizaba- y optó por sacudirse la responsabilidad abandonando el territorio.

El 6 de octubre de 1975 Hassan II ordena el comienzo de la “Marcha verde” haciendo cruzar la frontera a 350.000 marroquíes.

El 31 de octubre comienza la invasión marroquí al noroeste del Sahara Occidental con 25.000 soldados. En febrero de 1976 la aviación marroquí bombardea con Napalm y fósforo blanco los campamentos de Tifariti, Guelta Zemur y Umdreiga. Marruecos envió un ejército de 150.000 soldados para luchar contra un ejército de 10.000 saharauis. En agosto de 1980 Marruecos comienza la construcción de un muro en seis fases que parte en dos el Sahara Occidental. En abril de 1987 se terminó de construir el mayor muro militar del mundo que impide el paso a sus habitantes naturales. Mide 2.720 kilómetros, está protegido por unos 140.000 soldados de las Fuerzas Reales marroquíes y una aviación militar de las más modernas de Africa, tiene un coste aproximado de más de medio millón de dólares diario. Consta de un muro principal y tres estructuras más entre las que se reparte un importante despliegue de armamento: 240 baterías de artillería pesada, miles de vehículos blindados, cientos de miles de minas de todo tipo -anticarro, antigrupo, antipersona- y un sistema de radares de medio y largo alcance.

El 14 de Noviembre de 1975 España firma los nefastos “Acuerdos Tripartitos de Madrid” con Marruecos y Mauritania mediante los cuales comparte provisionalmente la administración del territorio sin ceder la soberanía y abandonando luego unilateralmente sus responsabilidades en el Sahara Occidental, incumpliendo los compromisos adquiridos con el pueblo saharaui y con la comunidad internacional.

La guerra y el alto el fuego:

El 27 de Febrero de 1976, al día siguiente de la retirada oficial de España, ante el vacío político y jurídico que se crea, el Frente POLISARIO, en representación de la voluntad del pueblo, proclama la constitución de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en Bir Lehlu.

Con la salida de España del territorio comenzó a librarse una guerra que enfrentó al Frente Polisario con sus vecinos del norte y el sur: Marruecos -que invadía el territorio por el norte,- y Mauritania -que hacía lo propio desde el sur-. En 1979, Mauritania, al borde de la quiebra, firma la paz con el Frente Polisario y renuncia a sus pretensiones sobre el territorio.

En 1991 las partes firmaron un alto el fuego auspiciado por la ONU, que asumió la responsabilidad de buscar una salida pacífica al conflicto y estableció su Misión para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO). Se inició la identificación de los potenciales votantes y el secretario general y el Consejo de Seguridad fijaron la fecha de la celebración del referéndum para febrero de 1992. La consulta nunca se celebró.

¿Qué pasó con la población saharaui?

La invasión marroquí obligó a decenas de miles de saharauis a huir desierto adentro hasta territorio argelino, donde levantaron, cerca de la ciudad de Tinduf, campos de refugiados. Exiliados en ese rincón del desierto más duro del planeta, alrededor de 200.000 saharauis sobreviven desde hace más de 32 años en precarias condiciones esperando regresar a su tierra.

Desde entonces las familias saharauis están divididas, una parte viviendo en los campamentos de refugiados en el suroeste de Argelia, frontera con el Sáhara Occidental y otra parte en los territorios ocupados por el ejército marroquí.

¿Por qué no se ha celebrado aún el referéndum?

La principal traba para la celebración del referéndum ha sido el censo de votantes. El referéndum se ha aplazado en varias ocasiones por los recursos de apelación interpuestos por Marruecos en los que exige que los marroquíes instalados en la zona en los últimos años tengan también derecho al voto.

Desde la invasión marroquí, la Monarquía alauí ha inyectado decenas de miles de colonos en el territorio con la intención de acreditarlos como votantes y conseguir de esa forma inclinar la balanza a su favor. A día de hoy, la población saharaui es ya minoritaria frente a la marroquí en el Sáhara Occidental.

¿32 años de litigio por un trozo de desierto?

El Sáhara Occidental no es sólo un pedazo de desierto pedregoso. En su territorio se encuentran las minas de fosfatos más ricas del mundo, importantes yacimientos de petróleo y gas y, en sus costas, nutridos caladeros de pesca.

¿Cuál es la postura de la ONU ante el contencioso?

Para la ONU el Sáhara Occidental sigue siendo un territorio pendiente de descolonización. Nunca ha reconocido a Marruecos como potencia administradora.

El Tribunal Internacional de la Haya también se pronunció al respecto del conflicto concluyendo que no existe “ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental y el reino de Marruecos”.

El referéndum sigue pendiente de celebrarse.